Social Icons

jueves, 12 de julio de 2018

Avance de mi nueva novela: Tensión sexual no resuelta

¡Hola chic@s! Sé que ha pasado bastante tiempo desde la última vez que publiqué aquí, pero es que después de pasarme un año y medio escribiendo Quince mil razones necesitaba un descanso con urgencia. Ahora, ya estoy recuperada y con muchas ganas de iniciar un nuevo proyecto, por eso hoy he venido a hablaros un poco de la nueva historia en la que estoy trabajando y que verá la luz el jueves, 19 de julio: Tensión sexual no resuelta. La idea de esta novela me llegó cuando estaba escribiendo los últimos capítulos de Quince mil razones y fue como una especie de tsunami que lo arrasó todo a su paso porque, en cuestión de pocos días, los personajes principales y casi la historia al completo se presentaron ante mí, cobrando vida propia, ocupando mis pensamientos y echando a volar mi imaginación. Tuve que hacer un esfuerzo enorme para centrarme en terminar mi anterior novela antes de empezar esta. Y desde que le puse el punto final a Quince mil razones, he estado documentándome concienzudamente para darle más realismo a la historia y a los personajes que viven en mi mente. En fin, sin más preámbulos, voy a hablaros un poco de mi nuevo proyecto:

La mayor parte de los sucesos de Tensión sexual no resuelta transcurren en Galicia, concretamente en la provincia de Pontevedra, que además de ser mi tierra, es un lugar con una larga y dilatada tradición de contrabando y posteriormente de narcotráfico. A lo largo de la novela os iré contando la historia de cómo Galicia estuvo a punto de convertirse en la nueva Sicilia, pero por ahora os diré que el contrabando en mi Comunidad Autónoma comenzó con productos de primera necesidad que se traían a escondidas de Portugal, continuó con el tabaco, que movían Os Señores do fume (Los Señores del humo), quienes posteriormente darían el salto a la cocaína y el hachís, en colaboración con narcotraficantes colombianos y marroquíes. Durante un largo periodo de tiempo, estos delincuentes camparon a sus anchas por Galicia, pero diversas operaciones policiales consiguieron finalmente terminar con los grandes capos gallegos, como Loureano Oubiña o Sito Miñanco, entre otros. Sin embargo, el narcotráfico nunca llegó a desaparecer del todo en Galicia y otros ocuparon su lugar de forma más discreta. Precisamente, mi novela está ambientada en la época actual y habla de esos supervivientes que todavía se dedican a introducir droga en el país a día de hoy y que, aunque son menos conocidos, resultan más peligrosos que sus predecesores.

Los protagonistas de Tensión sexual no resuelta son tres periodistas de investigación (Edu, Pablo y Sandra) que se desplazan desde Madrid, donde trabajan en un importante canal de televisión nacional, hasta Pontevedra para realizar un reportaje sobre el persistente narcotráfico en la Galicia del siglo XXI. A medida que van indagando, irán introduciéndose cada vez más en un mundo muy turbio que resultará ser mucho más peligroso de lo que esperaban y que pondrá en grave riesgo sus vidas. No obstante, ese no será el único problema al que tendrán que enfrentarse para realizar el reportaje, puesto que además los tres se odian casi tanto como se sienten atraídos sexualmente entre ellos. Sí, lo habéis adivinado, además de una novela negra, Tensión sexual no resuelta es un MMF (2 men, 1 female o 2 hombres y 1 mujer), que explora la bisexualidad, la capacidad de esas tres personas para enamorarse de otras personas sin importar su sexo y el poliamor. Es la primera vez que escribo algo como esto y estoy muy emocionada con el proyecto porque me parece una temática muy interesante. Me gustaría hablaros un poco de cada uno de ellos porque son tres personajes con un carácter y una personalidad muy fuertes, los cuales además irán evolucionando y creciendo de una forma significativa a lo largo de la novela:

En primer lugar, tenemos a Edu. Él tiene 33 años y, aunque ahora vive Madrid, nació y creció en Galicia. Edu conoce el mundo del narcotráfico de primera mano y es él quien convence al director del programa de televisión en el que trabaja para realizar el reportaje en su tierra. Tras muchas reticencias, éste termina aceptando, pero le impone a dos compañeros con los que Edu tiene muy mala relación: Pablo y Sandra. No quiero haceros spoliers, así que solamente os diré que Edu y Pablo tuvieron problemas en el pasado por culpa de una mujer y que ninguno de los dos soporta a Sandra porque es la sobrina del director de la cadena, razón por la cual la consideran una enchufada que no se merece el puesto que ocupa. En cuanto a su personalidad, Edu es una persona introvertida y con una mentalidad más bien conservadora, lo que obviamente hará muy difícil que acepte una relación con dos personas y más aun si una de ellas es un hombre. Creo que al lector le resultará muy interesante asistir a la evolución de este personaje y comprobar cómo poco a poco nuestro protagonista va abriendo su mente y descubriendo una nueva forma de amar. Por otro lado, Edu tiene un sentido del humor muy gallego que nos hará reír a todos (sí, me incluyo, porque soy de esas escritoras que se ríen y lloran con sus propias novelas). Supongo que os preguntaréis qué es el “sentido de humor gallego”, pero tendréis que leer la novela para descubrirlo.

En segundo lugar, está Pablo, que tiene 45 años y es catalán. Él es un veterano del periodismo y tiene una gran reputación en su profesión porque ha realizado varios reportajes de investigación que tuvieron una gran repercusión. Es por ese motivo que el director del programa lo pone en el equipo de Edu, quien tiene menos experiencia. A pesar de su éxito profesional, la vida personal de Pablo es un auténtico desastre (bebe mucho, toma drogas, fuma como un descosido y es adicto a los encuentros sexuales de una sola noche) debido a una tragedia de su paso que no os revelaré todavía. De entrada, a Pablo no le agrada el reportaje, ni las personas con las que tiene que realizarlo, porque considera que el narcotráfico gallego es un asunto muy pasado de moda, pero terminará cambiando de opinión a medida que vaya indagando. En cuanto a su personalidad, os diré que es una persona extrovertida, un seductor nato con miedo al compromiso, pero con una mentalidad muy abierta en temas sexuales, además tiene un sentido del humor bastante peculiar y es bastante aficionado a los apodos ofensivos. Creo que la evolución que sufrirá este personaje a lo largo de la novela os va a gustar mucho.

Y por último, tenemos a Sandra, quien es madrileña, tiene 24 años y está recién salida de la facultad de periodismo, por lo que este es su primer reportaje. Al principio, Edu y Pablo piensan que no les puede servir de ninguna ayuda y que va a resultar más una carga que otra cosa. Sin embargo, ella se esforzará por demostrarles lo contrario y terminará por sorprenderlos con algunos conocimientos bastante peculiares y muy útiles que ninguno de sus compañeros tiene. Sandra está centrada en su carrera y decidida a triunfar a pesar de su falta de experiencia. Además, es una feminista convencida, muy independiente, fuerte y orgullosa, por lo que no está dispuesta a aguantarle gilipolleces a ningún hombre y mucho menos a sus compañeros. Esos rasgos de su personalidad tienen una razón de peso que no os pienso desvelar todavía, sólo os diré que está relacionado con un suceso traumático de su pasado que provoca que utilice a los hombres en la cama, pero no quiera comprometerse con nadie. Uno de sus secretos inconfesables es que consume pornografía gay con bastante asiduidad porque le da mucho morbo ver a dos hombres manteniendo relaciones sexuales. Con estos antecedentes, no es de extrañar que la fantasía de formar parte de un trío bisexual con sus atractivos compañeros no le desagrade ni un poco, aunque al principio la rechace porque no quiere mezclar el trabajo con su vida personal y además no confía en ellos. Sandra también sufrirá una gran evolución en ese sentido a lo largo de la novela.

En cuanto a los personajes secundarios, entre los más importantes, encontraréis a un peligroso y enigmático narcotraficante gallego que amenazará la vida de nuestros protagonistas, a un guardia civil novato con ganas de ascender rápidamente a cualquier precio y a un camello de poca monta que no sabe lo que es la lealtad.

En fin, ya no os cuento nada más. Pretendía hacer un resumen breve y me ha quedado un testamento interminable, pero bueno, si habéis llegado hasta el final y queréis saber cómo encajan las piezas de este gran puzle que os acabo de plantear, os invito a todos a pasaros por aquí el jueves de la semana que viene para leer el primer capítulo. Nos leemos el jueves. Un abrazo.

1 comentario: